domingo, 1 de diciembre de 2013

EL VIAJE A NINGUNA PARTE

Hace tiempo decidí abrir mi maleta
para meter en ella todos mis sueños,
quería empezar a vivir esa vida
que por largo tiempo había deseado,
hacer realidad mis ilusiones
y recorrer cada rincón deshabitado
de mi desconocida alma.

Cada noche tenía una nueva cita
con mi pensamiento y
guardaba en mi maleta
un nuevo sueño.

Cuando terminé mi equipaje,
la maleta pesaba demasiado,
y vi  que estaba llevando
a mi nueva vida
la pesada carga de mi pasado.

Decidí esperar un tiempo,
y buscar una inequívoca señal
que despejara las dudas
de los interrogantes de mi vida,
pero la señal no aparecía.

Y mientras tanto
el sol seguía su camino
por cada rincón de la tierra,
las estaciones se sucedían
y todo cambiaba a mi paso,
menos mi solitaria vida
que seguía en compás de espera,
sin bailar la música de la Tierra
y sin comprender el lenguaje del Universo.

Sabía qué quería,
pero no dónde buscar
las respuestas de mi vida.

Contemplé en silencio
el álbum de mi anterior vida,
y una ráfaga de viento
removió cada página de mi ser
y me susurró al oído
los secretos olvidados
de mi inacabado pasado.
Saqué de mi maleta,
los antiguos reproches
por cada error cometido
y cuando terminé de hacerlo
quedó espacio libre
para guardar más sueños.

Entonces vino a visitarme el futuro
y mi rostro se dejó acariciar
por la brisa de la incertidumbre.
Sentí temor en mi interior
y mi maleta se abrió
para dejar escapar veloz
lo que aún no había sucedido
y me impedía materializar
cada uno de mis sueños.

Después de poner en orden
mi pasado y mi futuro
por fin hoy me siento preparada
para emprender mi viaje.
He abierto mi maleta,
y he dejado en libertad
cada uno de mis sueños,
para que crezcan libres
en mi pensamiento.

Hoy comienza
mi viaje a ninguna parte.
ese lugar donde estás tú,
sólo tú y tu alma
y empieza en el punto exacto
de tu momento presente.
Puedes realizarlo
en el momento que desees
y te sientas preparado.
No necesitas maleta,
ni seguir itinerarios,
tampoco planificar
cada segundo de tu vida,
ni seguir las huellas
que otros caminantes dejaron
cuando se cruzaron con tu destino.

Puede que la vida 
te haya llevado por paisajes áridos
y te sientas infeliz con tu momento presente.
Puede que no puedas hacer hoy nada por ti,
más que respirar
y contemplar el horizonte,
pero si decides comenzar
el viaje a ninguna parte,
te encontrarás contigo mismo,
y sentirás que en tu vida
ya nada falta,
porque las respuestas perdidas
están dentro de ti y de tu alma.

Cuando viajes a ninguna parte
el ruido dejará de existir
y tan sólo te escucharás a ti
y al silencio que tu corazón necesita,
para conectarse contigo
y sentir que estás seguro,
que no hay peligro,
que ya no hay nada que temer.
La felicidad es relativa
y no siempre podrás
alcanzar con tus manos
las estrellas infinitas,
pero cuando inicies el viaje
que te conduce
a lo más profundo de tu alma,
sentirás que
con cada nueva caída
nacerá en ti
la fuerza que necesitas
para poner en acción
el motor de tu vida.

Hoy comienza
tu viaje a ninguna parte,
donde todo parece terminar
pero a su vez comienza.

Hoy tu vida empieza
a ser como deseas,
ya no sientes necesidad de
marcharte lejos, ni de hacer
precipitadamente tu maleta
para escapar de ti
o de tu sombra sedienta.

El viaje a ninguna parte
te ha llevado hoy hasta ti
y ya por siempre
estarás contigo mismo
en tu lugar favorito,
ese lugar donde habita
tu alma inmortal e infinita.

¿Estás preparado para
viajar a ninguna parte?
Aquí tienes tu pasaje,
te deseo felicidad y buen viaje.

Cierra los ojos y respira,
el viaje a ninguna parte comenzará
en el momento que tú decidas.