miércoles, 24 de julio de 2013

¿OBTIENES O ERES OBTENIDO?

A veces nos detenemos ante un escaparate y nos fijamos en lo que hay en su interior. Objetos de gran valor nos miran y parecen decirnos que nunca serán nuestros. Sentimos nostalgia y suspiramos, sabiendo que algo más que un cristal nos separa de nuestro deseo. Y es así como somos obtenidos por estos objetos, que se quedan con una parte de nosotros. Y lo mismo sucede con las personas con las que nos relacionamos, les cedemos gran parte de nuestro poder, como si nuestra felicidad dependiera de la manera en la que los demás se comportan con nosotros y así lentamente nos vamos debilitando por dentro.

Nuestra atención es la que determina que poseamos algo o bien que seamos poseídos por ese objeto o persona. Cualquier cosa a la que prestamos atención, crecerá con más fuerza en nuestra vida y lo mismo sucede en sentido inverso. La mayor parte del tiempo ponemos nuestra atención equivocadamente en lo que no es, donde no podemos obtener nada y perdemos energía. El secreto está en entrar en comunicación con la verdadera esencia que desprenden los objetos y las personas e incorporarte lo auténtico, lo verdadero, su atmósfera o lo que no se ve. Si consigues entender este lenguaje, te sentirás la persona más rica del universo porque podrás tener y obtener todo lo que desees o necesites, incluso aquello que aparentemente creías fuera del alcance de tus posibilidades.

Todo está disponible para ti, esperándote, si lo sabes usar adecuadamente. Es como cuando vas a un museo, no necesitas que el cuadro que estás admirando esté colgado en el salón de tu casa, simplemente disfrutas de la sensación que te produce el contemplar esa obra de arte y esa belleza y bienestar pasan a formar parte de ti y es así como comienzas a desarrollar tu poder personal, cuando entras en comunicación con aquello que no se puede ver, pero sí puedes sentir esa energía y hacer que pase a formar parte de ti.

Te corresponde a ti decidir si quieres obtener o ser obtenido. El mundo está lleno de grandes posibilidades. Tú eres el que hace posible que algo exista o deje de existir para siempre. Tienes más poder del que te imaginas. Tu atención lo determina todo. No malgastes tu vida donde no puedas obtener nada y poténciala fomentando aquello que te haga realmente feliz. Es al contemplar lo que deseas, cuando rompes el cristal que invisiblemente os separa y  haces posible tus sueños.

Para todo en la vida existen dos caras de una misma moneda, sólo es cuestión de cambiar tu enfoque. Deja de prestar tu atención a aquello que te hace infeliz y centra tu energía en lo que te interesa, así conseguirás incorporarlo a tu persona y comenzarás a vivir esa vida que siempre has deseado, donde lo que parecía imposible se hace posible y donde tus sueños dejan de ser sueños para convertirse en tu realidad presente, ése lugar donde la felicidad siempre será tu mejor amiga y compañera.