sábado, 3 de mayo de 2014

TODO LO QUE BUSCAS

No sé si a ti te sucede, pero cada vez que emprendo un viaje y descubro nuevos paisajes a través del cristal de la ventana, siento como si me desvinculase temporalmente de todas las preocupaciones que circulan por mi vida y me alejan de mis sueños. Esto me ocurría hace unos días, mientras comenzaba mis vacaciones de Semana Santa y pensaba en el vacío que casi todos sentimos actualmente ante la imposibilidad de encontrar una salida que nos permita vislumbrar un horizonte claro. Entonces me llamó la atención un anuncio que aparecía impreso en una furgoneta que iba delante de mi coche. El anunciante era Páginas Amarillas y el eslogan el siguiente: TODO LO QUE BUSCAS, LO LLEVAMOS DENTRO. Siempre me he fijado en los eslóganes de los anuncios publicitarios porque contienen mensajes que puedes aplicar a tu propia vida, con independencia del producto anunciado y cualesquiera que sean tus circunstancias personales. Esta práctica la llevo realizando desde hace años y siempre me ha dado buenos resultados, sobre todo en épocas en las que mi vida atraviesa por períodos de inestabilidad e incertidumbre.

Hoy en día casi toda la información que necesitamos la obtenemos a través de Internet, pero hace unos años, cuando este medio no existía y nadie podía tan siquiera vislumbrar que algo similar pudiera llegar a nuestra vida y cambiar nuestra forma de obtener información, era indispensable consultar la Guía impresa de Las Páginas Amarillas, éstas te sacaban de más de un apuro y te permitían encontrar todo tipo de información sobre cualquier servicio que pudieras necesitar. Sólo tenías que buscar entre sus páginas y obtenías, para cada resultado, un amplio abanico de posibilidades. Sin embargo, cuando pasamos por una etapa de desorientación en nuestra vida, donde no sabemos qué camino tomar, en lugar de abrir y consultar las páginas de nuestra vida, solemos buscar en el lugar equivocado, bien preguntándole a los demás y haciendo caso a sus consejos, aunque no nos convenzan o bien dando carpetazo al asunto haciendo lo primero que se nos pasa por la cabeza, sin meditar los pasos que debemos seguir y entonces nos perdemos. Tal vez si nos mentalizáramos del hecho de que todo lo que buscamos, ya existe dentro de nosotros, dejaríamos de dar vueltas y trabajaríamos más nuestro interior, donde se encuentra nuestra verdadera Guía, el único lugar donde podemos alcanzar un conocimiento profundo de nosotros mismos y obtener la respuesta que necesitamos ante cualquier circunstancia por la que atraviese nuestra vida.

Todos en algún momento de nuestra existencia, nos encontramos inmersos en una búsqueda de un sentido profundo de nuestra vida, en el que queremos saber por qué pasamos repetidamente por experiencias que terminan truncando nuestros sueños y hacen que nos quedemos a las puertas de aquello que anhelábamos conseguir, generando una gran inseguridad que hace tambalear nuestro presente. Durante mi viaje pensaba en todo esto y en el hecho de que casi siempre consideramos que aquellas personas a las que les acompaña el éxito tienen cualidades o cuentan con recursos  de los que nosotros carecemos. Sin embargo, al leer esta frase, me di cuenta, que quizá, el secreto del éxito de las personas que triunfan en la vida es que saben que todo aquello que necesitan para alcanzar el éxito, forma parte de ellos desde su nacimiento y sólo es cuestión de potenciarlo a través de un conocimiento profundo de sí mismos y sacarlo a la luz, lo cuál consiguen fomentando la confianza en sí mismos, considerándose únicos y sabiendo venderse, porque se aceptan tal y como son y jamás dudan de sus capacidades. Están seguros de que llegarán y su persistencia les hace alcanzar el éxito, que no es otro que las metas que se habían propuesto. 

Todos contamos con los ingredientes necesarios para sentirnos felices y sin embargo no lo somos. Por eso, es importante que revises las creencias que tienes sobre tu propia persona.  Me gustaría saber cómo te ves a ti mismo,  ¿cuáles son tus valores personales?. Seguro que tienes muchas más aptitudes positivas de las que imaginas y sin embargo no lo sabes, porque con cada palo que la vida te da, bajas un nuevo escalón en tu autoestima y amplías las dudas que tienes sobre tu persona. Imagínate que vas a aparecer anunciado en las Páginas Amarillas, ¿cómo te venderías? ¿qué cualidades resaltarías?. Haz la prueba y escribe en un papel todo lo que piensas de ti, destacando tus virtudes y cualidades positivas y considerando también tus puntos débiles o aquello que debes mejorar, como si fueras un producto y estuvieras vendiéndote en un mercado donde existe una competencia feroz. Para anunciar un producto en el mercado, se suele realizar un análisis de sus Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, con el fin de ofrecer un eje de comunicación coherente. El DAFO ayuda a plantearnos las acciones que deberíamos poner en marcha para aprovechar las oportunidades detectadas y eliminar o prepararnos contra las amenazas, teniendo conciencia de nuestras debilidades y fortalezas. Al tratarse de un anuncio sobre ti, debes tener un conocimiento profundo de tí mismo, realizando un análisis interno que te permita plasmar tus fortalezas. Inteligencia, lealtad, generosidad, valor...todo aquello que piensas de ti, así como aquellas cualidades de las que crees que careces, existen ya dentro de ti y eres tu quien debe decidir cómo quiere posicionarse en la vida, porque depende de ti, no de lo que te suceda, por este motivo nuestra mayor amenaza solemos ser nosotros mismos. Seguro que encuentras dentro de ti más valores positivos de los que imaginabas. Las oportunidades son aquellos factores positivos que se generan en el entorno y que, una vez identificados, pueden ser aprovechados para mejorar nuestro posicionamiento, por lo que también debes realizar un análisis externo del mundo que te rodea, para sacar más partido a los medios con los que cuentas. También debes tener en cuenta tus debilidades, para trabajar sobre ellas y no resaltarlas, error que sí solemos cometer en nuestra vida cotidiana. La mayoría de las veces sólo vemos nuestros defectos y no sacamos partido a nuestras virtudes, de tal forma que nos posicionamos en el lugar equivocado y que menos deseamos en la vida. Todos tenemos puntos débiles, no vamos a negarlo, pero éstos se pueden minimizar aprovechando nuestras oportunidades y potenciando nuestros puntos fuertes, es decir aquellas habilidades positivas con las que contamos desde nuestro nacimiento o que hemos ido adquiriendo a través del aprendizaje.

Así que, si algún día te encuentras desorientado y no sabes qué camino debes recorrer para encontrar la felicidad verdadera, piensa que el punto de partida no comienza dejando atrás el paisaje que aparece tras el cristal de tu ventana mientras esperas la llegada a un nuevo destino. El punto de partida y la respuesta a todo lo que buscas, vive dentro de ti, así que cualquier búsqueda que desees emprender comienza siempre con un viaje a tu interior y sólo cuando alcances un conocimiento profundo de tu propia persona, encontrarás la Guía para alcanzar aquello que anhelas en la vida, en ese rincón del universo que tú has elegido.

La felicidad que buscas, ya vive dentro de ti, como también viven tus sueños, sólo debes encontrarte y abrazarte a ellos. Si te preguntas dónde debes dirigirte para alcanzarlos y ves tu alma reflejada en el espejo de la luna,  ya tienes la respuesta que necesitabas porque, todo lo que buscas, lo llevamos dentro.